Últimas recetas

Paté de hígado de pollo instantáneo

Paté de hígado de pollo instantáneo



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

No te dejes intimidar por este plato clásico, es muy fácil de hacer en casa

Sarmis / istock

Una vez que vea lo fácil que es hacer paté en su Instant Pot, no volverá a mirar atrás. Esta receta utiliza solo el modo "Saltear", pero también se puede adaptar para que se haga en una olla de cocción múltiple.

Unte una buena capa gruesa de este paté en una tostada de masa madre y obtendrá el aperitivo perfecto lleno de sabor.

Ingredientes

  • 1 libra de hígados de pollo
  • 1/2 taza de ghee o mantequilla clarificada, derretida (más si es necesario)
  • 3 ramitas de tomillo
  • 2 chalotas, finamente picadas
  • 1/4 taza de vino de Madeira
  • Sal y pimienta para probar
  • Perejil fresco picado

Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque los hígados con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque el hígado dando palmaditas con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque el hígado dando palmaditas con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque los hígados con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi uniforme. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque los hígados con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque el hígado dando palmaditas con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque el hígado dando palmaditas con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agregue a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi uniforme. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque los hígados con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 500 g de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque el hígado dando palmaditas con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agréguelos a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.


Resumen de la receta

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • 1 cebolla amarilla mediana, cortada en cubitos medianos
  • 1 zanahoria grande, rallada en los agujeros grandes de un rallador de caja
  • 1 cucharadita de tomillo fresco, hojas
  • 1/8 cucharadita de pimienta de cayena
  • Sal gruesa y pimienta molida
  • 1 libra de hígados de pollo, enjuagados y cortados
  • Tostadas o galletas saladas, para servir

En una sartén grande, caliente 1 1/2 cucharaditas de mantequilla y 1 cucharada de aceite a fuego medio. Agregue la cebolla y cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté dorada, 10 minutos. Agregue la zanahoria, el tomillo y la pimienta de cayena y sazone con sal y pimienta. Cocine, revolviendo ocasionalmente, hasta que la zanahoria esté tierna, 5 minutos. (Si la mezcla está seca o comienza a dorarse demasiado, agregue hasta 2 cucharadas de agua). Transfiera la mezcla a un procesador de alimentos.

Regrese la sartén a fuego medio-alto y agregue 1 1/2 cucharaditas de mantequilla restante y 1 cucharada de aceite restante. Seque los hígados con toallas de papel. Sazone los hígados con sal y pimienta y agregue a la sartén. Cocine hasta que estén doradas por todos lados y bien cocidas, 6 minutos. Transfiera los hígados al procesador y presione, raspando los lados según sea necesario, hasta que la mezcla esté casi suave. Sazone al gusto con sal y pimienta y deje enfriar. Transfiera el paté a un tazón pequeño y sirva a temperatura ambiente con tostadas o galletas saladas.